Las prácticas como el ahorro en el hogar son un beneficio para todos los integrantes de la familia  y para el bolsillo. Además, es una forma más de involucrarse en la vida de cada uno, fomentando la convivencia y la unión.

  1. Establezcan metas en conjunto como familia y busquen una forma efectiva para que el plan sea divertido y didáctico.
  2. Sean comprometidos y disciplinados. Trabajen en equipo para lograr una dinámica de beneficio económico para todos.
  3. No es una tarea complicada, en el caso de los hogares con niños, implementen juegos y aprovechen la ocasión para enseñarles a valorar lo que tienen y lo que se puede obtener con esfuerzo y dedicación.
  4. Contribuyan dentro y fuera del hogar. Desde cuidar los servicios de la casa, hasta buscar el cuidado del planeta.
  5. Tengan claras y definidas las prioridades de la familia, para evitar malgasto o despilfarro. Se pueden pasar ratos agradables sin afectar el presupuesto familiar.
  6. Fomenten el sentido de pertenencia a un grupo al hacer un esfuerzo por cumplir las metas y objetivos acordados.
  7. Hacer un plan de ahorro es la clave para que llegar a la meta no se vuelva un tedio o motivo de estrés.
  8. Hablar las cosas ayudará a que se llegue a un acuerdo que favorezca a chicos y grandes. Informarse y apoyarse con instituciones también harán que la estrategia elegida sea la adecuada.
  9. Dar seguimiento al plan establecido es una buena opción para que la meta no sea solamente un deseo y sí una forma de unir a la familia, beneficiando al bolsillo.
  10. Aprender a valorar las cosas es un beneficio para la economía del hogar y es un impulso para que los más pequeños busquen ser mejores, trabajando por los recursos para una mejor calidad de vida.

Abrir chat
1
Hola,
¿en qué podemos ayudarte?