Seleccionar página

Llegó la época más divertida del año… ¡Sí!, me refiero al verano. Y es que mamá puede olvidarse de la casa y papá del trabajo y juntos –en familia– con los niños, hacer viajes fantásticos y maravillosos que muchas veces serán inolvidables para todos.

Olvida la falacia de que viajar con niños es difícil. Un paseo bien planeado, en el que lleves todo lo necesario, va a convertir tu viaje en algo extraordinario y, además, didáctico y cultural.

 

Consejos para papás

 

  1. Nunca pierdas la calma

 

Sé que es difícil escuchar a tus niños llorar de cansancio o gritar de emoción y que los demás tripulantes del avión o comensales en algún restaurante te miren con cara de espanto, pero en todo momento trata de conservar la calma y mostrarte tranquilo hacia los pequeños.

 

  1. No lleves demasiado equipaje 

 

Obviamente tienes que llevar juguetes para los niños, pañales, comida y demás, pero, dentro de lo que cabe, trata de llevar el menos número de maletas posible. Será más práctico y cómodo para todos.

 

  1. Ojo con el hotel 

 

Piensa que no vas sólo con tu pareja, llevas a los niños, así que elige un hotel en el que ellos también puedan pasarlo bien.

 

  1. ‘Tatúale’ el teléfono

 

Si te preocupa que tu hijo se pueda perder por alguna razón, puedes escribirle con marcador indeleble tu nombre y teléfono en el brazo, pues resulta muy útil a la hora de que alguien lo encuentre.

 

  1. No te confíes del mar o la alberca

 

Siempre tienes que tener los ojos encima de los niños si hay agua cerca. A pesar de que sepan nadar, debes estar al pendiente de ellos en todo momento.

 

  1. No olvides la carriola

 

Si tus hijos aún están pequeños, por nada del mundo vayas a dejar en casa la carriola de tijera, puede sonar tedioso cargarla, pero será de gran ayuda para papá y mamá.

 

  1. Los aeropuertos 

 

Lleva zapatos y accesorios fáciles de retirar cuando viajes en avión y revisa las normas de seguridad con respecto a los alimentos para niños. Ir cómodo es una de las grandes ventajas para disfrutar el viaje.

 

  1. Investiga tu viaje 

 

Antes de salir, vale la pena que investigues en Internet sobre tu destino para averiguar cómo moverse, dónde comer, qué diversiones hay para los niños y además para que hagas un itinerario tentativo que cubra las necesidades básicas de tus hijos y les permita comer y descansar a sus horas.

 

  1. El transporte

 

Antes de subir al avión, al autobús o al coche… te conviene cansar a tus hijos con juegos didácticos, para que se duerman gran parte del camino.

 

  1. Los snacks

 

No olvides llevar aperitivos, juegos, toallitas húmedas y antibacteriales para el camino porque, en ocasiones, los largos trayectos pueden desesperar a chicos y grandes también.

 

Depende del destino

 

-Si vas a la nieve

 

Es muy importante que pienses en la ropa especial de nieve para tus hijos, asimismo, no está de más empacar medicinas infantiles por el riesgo de que tengan un resfriado.

 

-Si vas a la playa

 

No te olvides de llevar bloqueador solar, salvavidas, gorritos para el sol, termos con agua y juguetes para la arena.

 

-Si vas a un crucero

 

Evita que tus hijos tomen agua que no sea embotellada y lleva medicamentos y botiquín para el mareo.

 

-Si vas a la ciudad

 

Según al lugar donde vayas, es lo que tienes que llevar, pero por lo regular, debes de cargar un bolso con agua, snacks y juguetes para que los niños se entretengan, sobre todo si hay paseos en autobús o en tren. Además de carriola, en caso de que tus niños aún sean pequeños.

Abrir chat
1
Hola,
¿en qué podemos ayudarte?