Seleccionar página

¿Te has preguntado alguna vez sobre cómo resuelves todo lo que se te presenta durante el día y cómo tratas a las personas involucradas? ¿Eres de los que buscan resolver las cosas a como dé lugar o te conformas con el primer “no” que te dan?

Es importante hacer una pausa para darnos el tiempo de auto-analizarnos con estas preguntas y me atrevo a decir que de esto depende el éxito de tu vida: buscar siempre el “¿Cómo sí?”.

Vamos a enfocarnos en la trascendencia de buscar siempre la forma de solucionar, tener el famoso Plan A, Plan B, Plan C y, si es necesario, hasta el Plan Z, ¿por qué no?

Hay personas que prefieren quedarse con la primera pared que se les presenta o puerta que se cierra y no continuar buscando más opciones, no hay perseverancia, se quedan en una zona de confort de la que no les gusta salir, evitando salir, luchar, insistir y tener fe para encontrar lo que se anhela o el objetivo al que se quiere llegar.

Una persona con actitud pesimista es a quien se le tiene que inyectar una gran dosis de motivación, de visión, y de imaginar lo positivo, de visualizar el triunfo y así decretarlo diariamente.

Debemos de estar conscientes que el NO ya lo tenemos, lo tenemos siempre, pero esto cambia a raíz de que nosotros nos activamos y vamos en búsqueda del SÍ, saber que no perdemos nada con buscar, ir, hacer, preguntar, insistir… al contrario, ése es el camino para lograr lo que nos propongamos, perder el miedo al “qué dirán” y a esas opiniones tóxicas que tenemos que eliminar de nuestra mente y no permitir que nos afecten. 

Es por eso que el factor social, económico, laboral, familiar, no debe de ser NUNCA una limitante para resolver cualquier situación. La confianza en uno mismo es la clave para tener la seguridad de ser exitoso y feliz. Nunca te dejes llevar por alguna mala actitud de alguien que por algún motivo, no trabaja con buena disposición. No dejes que eso empañe tu camino y opaque las ilusiones que tienes para alcanzar tus objetivos y lograr tus metas.

Arriesga, descubre, atrévete a hacer cosas diferentes buscando eso que tanto quieres lograr. Ni el tiempo, ni la edad, ni las circunstancias te pueden detener. Nunca es tarde para lograr eso que tu mente y tu corazón tienen pendiente. Debemos de aprender a convertir cada derrota en un reto mayor.

Te invito a que te animes a perder el miedo y a salir de tu caparazón, busca y no persistas, pues el único que puede tener esa satisfacción de éxito y felicidad por tu esfuerzo, eres tú. 

Encontrar el Sí o el No es una decisión que tomamos todos los días. ¿Cuál eliges?

Personajes que dijeron ‘sí’

A través de la historia, han existido personajes que tuvieron que pasar por caminos difíciles, a quienes les cerraron muchas puertas, fracasaron una y otra vez, pero a pesar de eso decidieron seguir adelante, hasta alcanzar su meta. 

Te comparto algunos de ellos, quienes lograron vencer las dificultades que se presentaron en el camino, que siguieron para lograr lo que se propusieron sin importar la edad. Jamás será tarde para comenzar de nuevo, para alcanzar un sueño y para buscar abrir las puertas del “No”, para transformarlo en un “Sí”.

Las figuras a continuación son tan solo algunas de una lista que puede continuar, pues hay un sinfín de personas que empezaron de sus errores, de fracasos, desmotivados, cayendo una y otra vez, para después ser más fuertes y lograr ese éxito que tanto buscaban. ¿El secreto?, encontraron el “Cómo Sí”. 

Thomas Alva Edison

Antes de lograr el gran invento de la bombilla, tuvo que hacer más de mil intentos con muchas fallas y fracasos. Sin embargo, decía la siguiente frase que resulta sumamente inspiradora a la hora de enfrentarse a una puerta cerrada o de experimentar un obstáculo: “¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento me enteré de un motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla”.

Y gracias a su perseverancia y su tesón, tenemos la bombilla, el micrófono, el fonógrafo, el cinematógrafo, entre muchos inventos más.

Winston Churchill 

No tuvo mucho éxito en los cargos públicos que desarrolló, tampoco fue exitoso en sus estudios, ya que suspendió su sexto año. A pesar de todo, llegó a ser el Primer Ministro Británico –a los 62 años de edad–, siendo ejemplar y dejando grandes enseñanzas al mundo que a la fecha siguen siendo inspiradoras.

Vera Wang 

No logró estar en el equipo olímpico de patinaje en Estados Unidos. Después, comenzó a ser editora en la revista Vogue y llegó a ser Jefe de Edición. Posteriormente se inclinó hacia el diseño de vestidos a sus 40 años y hoy es considerada una de las mejores figuras en el ámbito de la moda, a nivel mundial.

J.K. Rowling

Era una madre soltera viviendo en una casa de asistencia para múltiples familias cuando empezó a escribir la saga de “Harry Potter”. Y ahora, es reconocida internacionalmente por sus siete libros, es una escritora multimillonaria y una de las referencias de inspiración para jóvenes lectores y escritores.

Henry Ford

Arruinó su reputación en dos empresas de autos, pero después de hacer su propia búsqueda, pudo encontrar a una socia que creyó en él. Con esto demostró que había aprendido de sus errores, lo cual le ayudó a crear Ford Motor Company.

Abraham Lincoln

Pasó por lo menos por 11 derrotas, hasta que a los 51 años fue elegido presidente de Estados Unidos, logrando abolir la esclavitud. Esto no se habría logrado sin su fe y tenacidad de luchar hasta alcanzar su cometido.

Disposición y espíritu de servicio

Mientras más crecemos, más nos damos cuenta de detalles o gestos que antes quizá no valoramos, por ejemplo, la disposición y la actitud de las personas que brindan un servicio.

La armonía en el ámbito laboral es tan importante como la armonía en casa, por que todo lo vamos contagiando, tanto energía positiva como negativa. Es un círculo o una cadena que van de la mano, todo se conecta. 

Nosotros somos herramientas para los demás, somos instrumentos que aunque no lo sepamos, somos parte de la lucha o el camino que alguien más está emprendiendo. Por esto, siempre ten la disposición de apoyar, de sonreír, de ayudar, de compartir, porque quizá para la otra persona, tu actitud y tu energía positiva, pueden ser detonantes para su logro.

A nivel personal, por más que veamos un panorama negro, siempre hay una luz que nos guía hacia la solución, siempre y cuando tengamos la voluntad y el deseo de salir, buscar y lograr grandes cosas con pequeñas acciones, pero constantes. Confía en que, si las cosas vienen de algo espiritual, de alguna u otra manera, te ayudarán a tener la determinación para ser exitoso gracias a tu esfuerzo.

 

Abrir chat
1
Hola,
¿en qué podemos ayudarte?