fbpx

Pruebas, obstáculos, pérdidas y mucho aprendizaje nos está dejando este año… y prueba de ello es que tendremos fiestas de la época muy diferentes: dejando a un lado lo material y valorando aún más nuestras relaciones humanas.

¿Acaso pensaste el pasado 31 de diciembre –al desear a tus seres queridos un feliz 2020– que ocurriría todo lo que nos ha tocado vivir? Yo tampoco y de lo que sí estoy convencida es que esta Navidad será muy diferente a las pasadas. ¡Ojo!, no estoy diciendo que será peor que los anteriores, simplemente será diferente. Hemos aprendido muchas lecciones de vida que podemos poner en práctica estas fiestas. 

Lo más importante en nuestra vida son las relaciones humanas, sobre todo con nuestros seres queridos. Aunque no podamos abrazarlos y/o besarlos, podemos decirles con palabras o con una carta lo importante que son para nosotros, y lo mucho que los queremos y necesitamos.

Si por alguna circunstancia estás peleado con algún familiar o amigo cercano, si hace meses o años que no hablas con esa persona, es momento de dejar atrás rencores y resentimientos y limar asperezas. Toma el teléfono, habla con ellos y perdónalos.

El perdón es el mejor regalo que te puedes dar esta Navidad.

Y qué decir de los regalos a los que estamos acostumbrados: dar y recibirlos. Una gran enseñanza de esta pandemia y confinamiento ha sido que podemos vivir con muy pocas cosas materiales, solo las necesarias, no las superfluas. Sugiero dejar los regalos materiales a un lado y a cambio dar un pequeño detalle, una carta o simplemente una sincera felicitación.

Lo más probable es que sean muy pocos los brindis de Navidad de las empresas; escasas las cenas con amigos cercanos y seguramente no tendremos las tradicionales posadas. ¿Por qué no? este año destinar este dinero, que acostumbramos gastar en las fiestas o regalos navideños, a aquellas familias que están pasando momentos difíciles, que han perdido el empleo, o más duro aún han perdido a un ser querido. Me gusta esta Navidad diferente: menos gastos, regalos, fiestas, reuniones, y más reflexión, solidaridad, detalles, perdón y amor hacia los cercanos y también hacia los lejanos. 

Te invito a centrarte y pensar lo que SÍ tienes en tu vida en estas fiestas: salud, trabajo, familia, bienestar, y dejar a un lado aquello que NO tendremos por el momento. Estoy segura de que esta Navidad será diferente, nos hará sentirnos mejores personas y más felices. 

¡
Te deseo una muy feliz Navidad en compañía de tus seres queridos! Te agradezco tu compañía a lo largo de este año tan especial y te mando un fuerte abrazo virtual ¡con mucho cariño!

Por Lucía Legorreta

Abrir chat
1
Hola,
¿en qué podemos ayudarte?